GROENLANDIA, PALEANDO EN LA CUNA DEL QAJAQ.










       TAMBIÉN PODÉIS VISITAR LA WEB
                             http://rafanook.com/ 


¿Quien de los amantes de estas pequeñas y milenarias embarcaciones, utilizadas por todo el circulo
polar ártico y sus alrededores, no ha deseado el ir a palear a Groenlandia?

Quizás esta mal dicho la cuna del qajaq, pero si podemos decir que sea uno de los pocos sitios donde su uso fue cotidiano hasta hace pocas décadas.
Hoy en día hay diferentes empresas de turismo que organizan rutas en qajaq en Groenlandia, con una de ellas trabaje durante la temporada del 2011 como guía de kayak, patrón de embarcación y logistica. En el 2012 , 2013 y 2014 trabaje como guia de kayak, treking y logistica con http://www.greenlandadventure.com/
Territorio con una naturaleza virgen, salvaje, de gran belleza, pero con una climatología dura.







Todo ello junto con su orografía, la hacen ideal para expediciones en qajaq en total autonomía.







Intentare contar mis experiencias y explicar la logística de una travesía en una zona con una naturaleza algo complicada pero irresistible.


El preparar el equipo y víveres para una ruta en qajaq depende mucho del lugar. En este caso travesía en autonomía lo tenemos que escribir en mayúsculas, ya que una vez en ruta, el núcleo de población más cercano lo tenemos a más de 50 millas y una vez ya paleando la posibilidad de conseguir víveres es nula, a no ser que se pesque.
Hay que tener muy en cuenta que durante toda la travesía no tendremos contacto con nadie, cualquier problema lo tendremos que solucionar nosotros mismos y con nuestros propios medios, solo en caso de emergencia se pediría apoyo externo.







Climatología de la zona.

Atendiendo a la climatología del lugar, con temperaturas de 5 a 8 grados centígrados durante el día, 3ºC del agua y con una probabilidad de precipitaciones alta; hay que ser bastante cuidadoso a la hora de elegir el material para nuestra expedición, ya que de ello dependerá el llevarla a buen término (tienda, ropa de seco y de paleo, saco de dormir, etc).

Los vientos catabáticos.
Estos son unos vientos muy característicos en esta zona y hay que entenderlos y reconocerlos. Son vientos que suelen ir “cuesta abajo” debido a la diferencia de densidad entre las masas de aire caliente y frío. El aire se enfría en la meseta helada y pierde volumen (o gana densidad) y por lo tanto, como pesa más “se cae por los bordes”. Puede llegar a velocidades de más 100 Km/hora.
Un detalle de este tipo de vientos, es que nos parecen cálidos, porque al estar enfriándose, están algo más calientes que la temperatura de la zona en la que estamos. De ahí la sensación de que son cálidos.
Esta es una buena manera de predecirlos y de “sentirlos” venir para tomar las precauciones necesarias.








Material de acampada.

Con tanta lluvia y humedad es conveniente que el saco de dormir sea de material sintético; hay multitud de microfibras hoy en día que dan muy buenos resultados. La pluma no es adecuada, ya que en situaciones de humedad como las que nos ocupan, la pluma si se moja, no se llega a secar y por consiguiente el saco pierde su efectividad.

La colchoneta si es hinchable tenemos el riesgo de que se pinche y quedarnos sin ella.

La tienda debe de ser ligera pero a su vez robusta, los vientos catabáticos aparecen cuando menos lo esperas y con mucha intensidad.

Cuando íbamos a montar el campamento había que escoger muy bien el lugar, ya de antemano buscábamos un lugar con agua, que no era difícil. Los pequeños arroyos eran habituales.







El terreno para montar las tiendas debe ser lo más plano que podamos encontrar lógicamente, aquí nos encontramos con un problema, el terreno es muy irregular, pedregoso y con una vegetación tan espesa de matorrales y arbustos que complica el encontrar donde montar la tienda en condiciones.


Intentábamos situar las tiendas al resguardo de los catabáticos. En una de las travesías nos alertaron de la aparición de este tipo de viento, montamos las tiendas a conciencia, con todas sus piquetas y vientos para no tener sorpresas.
La alerta fue acertada, durante toda la noche tuvimos vientos de unos 80 Kilómetros hora. Las tiendas se doblaban hasta tumbarse sobre nosotros, la lluvia constante ya había calado las tiendas, con el zarandeo de la tienda por el viento, en su interior caía el mismo agua que fuera.
Ya por la mañana la intensidad del viento bajo, pero varias de las tiendas tenían daños, algunas de las varillas se habían doblado y una de las cremalleras reventadas.
Cuando se llega al lugar de acampada es muy importante alejar los qajaq de la orilla o situarlos en alguna elevación e incluso amarrarlos todos a una piedra.








Las mareas en esta zona oscilan entre uno y tres metros, un descuido y pueden aparecer los qayaq en medio del fiordo además de que también se los puede llevar el viento.



Ropa de tierra.

Hay que tener muy en cuenta que la capacidad del qajaq es limitada,tendremos que meter muchas cosas y a la hora de llevar ropa de abrigo no podemos excedernos.










Las rutas de trekking son insuperables y la orografía del terreno es en ocasiones bastante inaccesible y salvaje.









Después de algunas horas de marcha, el esfuerzo tenia su recompensa, las vistas eran impresionantes.








Las vistas desde el qajaq tienen un atractivo especial, pero en apenas un par de horas de marcha podemos encontrar parajes extraordinarios.




En mi caso llevaba, unas buenas botas, unos pantalones de trekking, camiseta interior térmica, un polar, gorro, guantes, un cortavientos y chaquetón.

Hay que tener en cuenta que depende la época podemos encontrarnos con mosquitos, muchos mosquitos, tantos mosquitos que los podemos inhalar al respirar. Fundamental llevar mosquitera.
El impermeable que no se olvide.
En los trekking una pequeña mochila es necesaria. Tener en cuenta que por la climatología tan cambiante, podemos ir con una camiseta de manga corta , tener que ponernos ropa de abrigo, cortavientos o impermeable.</div><div>La comida , termo , botiquín, mapas etc. también nos hará falta. La mochila no viene mal.



Qajaq, pala y ropa de navegación.

Por la zona donde realice las rutas es muy frecuente encontrarse con gran cantidad de iceberg procedente de los glaciares cercanos, el agua esta alrededor de los 3º, el estar rodeado de hielo da la sensación de que hará mucho frió, pero no es así. Depende del mes podemos encontrarnos con mas o menos hielo.
Los qajaq que utilizábamos eran de plástico, la zona es muy rocosa y difícil a la hora de varar.
En un par de ocasiones coincidí con palistas que iban por su cuenta y utilizaron qajaq desmontables para poder traerlos en el avión.
La pala que yo utilice fue una groenlandesa de madera de cedro que me hice al llegar a groenlandia. En este caso me hice la pala con unas medidas muy concretas debido al qajaq a utilizar y que iba a palear en una zona con mucho hielo.
Lo mas normal era utilizar palas europeas algo resistentes.


 










Un traje seco no viene mal, pero yo con unos pantalones y un anorak iba muy bien, es mas que suficiente. Debajo de esas prendas con una camiseta y un pantalón térmico no pase frío, hay que tener en cuenta que estamos haciendo ejercicio.
Hablando del calzado es muy importante que utilicemos botas de agua, en ningún caso escarpines. Al embarcar y desembarcar tendremos que meternos en el agua y el ir con los pies mojados nos puede complicar la cosa.









El anorak a ser posible con capucha o gorro para la lluvia.
El agua aunque esta fría unos 3º, yo no tuve problemas paleando sin ningún tipo de protección en las manos, salvo cuando empieza a soplar algo de viento que en ese caso podemos utilizar unas manoplas para las palas.








Otra opción seria ponernos dos pares de guantes, unos de lana u otro tejido y otros de los de fregar encima. Simple pero efectivo, es la teoría de la técnica de capas, una que abriga y otra que aísla del exterior.

Una de las zonas con mayor atractivo son los frentes glaciares, pero vistos desde un qajaq no hay palabras para explicarlos.
Debemos de extremar las medidas de seguridad y mantener buena distancia.


Otro de los grandes atractivos es hacer trekking por el glaciar. Hay que ir con equipamiento adecuado para moverse por el hielo ya que además de impresionante es extremadamente peligroso. Siempre se hacen las excursiones por zonas seguras, pero las medidas de seguridad se han de cuidad mucho ya que los hielos son cambiantes.

 













La comida.

Es importante el saber los hábitos de comida de los que realicen la travesía, ya que cada uno tiene sus costumbres y el cuerpo “arranca” por la mañana con un “combustible” diferente para cada persona. Unos están acostumbrados al café y la tostada de jamón y otros a la avena y el zumo.
El esfuerzo físico sera constante tanto en tierra como en el agua, con lo que tendremos que alimentarnos bien .
Hay que tener en cuenta que se tiene que llevar toda la comida desde el principio de la ruta, ya que no podremos comprar en ningún lado. También se pueden dejar unos bidones con víveres en unos puntos de abastecimiento anteriormente establecidos en algún punto a mitad del recorrido. Esto es lo más adecuado para no ir sobrecargados.
Una de las ventajas de este entorno es la posibilidad de encontrar agua dulce en cualquier sitio. Casi cualquier chorro de agua está limpio y es dulce y potable.



Los infernillos que utilizábamos eran de gasolina con una gran capacidad de para calentar. Siempre llevábamos dos, dependiendo del tamaño del grupo casi siempre se utilizan los dos. También llevamos piezas de recambio y herramientas para poder desmontarlo en caso de avería. El quedarse sin los infernillos puede complicar mucho la expedición.
Un litro de combustible al día es mas que suficiente para cocinar un grupo de unas diez personas. También lo utilizábamos para calentarnos un poco.
Es importante el fraccionar y repartir el combustible entre todos los miembros del grupo, así repartimos la carga y reducimos el riesgo de que perdamos el combustible en algún percance.
El comprar la comida no es problema, en las diferentes tiendas podremos comprar casi de todo.



Incluso encontraremos algunos víveres mas adecuados para este territorio y climatología. Podemos comprar todo tipo de carne y pescado seco, caribú, foca, ballena, buey, bacalao, fletan etc, solo hay que acostumbrarse a su sabor.









En cuanto a los utensilios de cocina no se precisa gran cosa, nosotros llevábamos una tetera para calentar el agua y llenar los termos, un termo por cada dos personas esta bien, aunque uno por persona es lo ideal. Las sopas e infusiones calientes son de gran importancia en ruta.
Dos tamaños de ollas con capacidad para cocinar todo tipo de comida para el grupo.
En mi caso llevaba como recipiente para comer un tupper hondo con su tapadera, en su interior metía los cubiertos, abrelatas etc. Resultaba practico, en caso de no poder limpiarlo, introducía todo dentro, lo tapaba y ya lo limpiaba cuando podía.
El vaso o taza a llevar es de gran importancia. No debemos elegir cualquier material a la ligera, lo mas normal es alguna taza de metal, metal con porcelana o similar.
Por mi experiencia estas taza son un error, lo ideal es una taza de cualquier material plástico y grueso, parece una tontería pero la diferencia de llevar una u otra es el tomarte la sopa o el té frió.
Me explico, al llenar la taza metálica con líquidos caliente, el metal absorbe el calor rápidamente, toda la taza se calienta y el borde esta tan calienta que nos quemamos los labios al querer beber, el calor absorbido por el metal resta la temperatura del liquido y cuando ya podemos llevar la taza a nuestros labios, la sopa o infusión están ya frías.
Con tazas de un plástico grueso o con una cámara térmica, nos garantiza el tomar las cosas calientes que lo agradeceremos.


Equipos de navegación y salvamento

Uno de los equipos fundamentales es el teléfono satélite Iridium. Al movernos en zonas donde los sistemas de telefonía convencionales no tienen cobertura, el Iridium es el único medio de tener trasmisión de voz y datos.
El Spot, localizado vía satélite nos garantiza dar nuestras coordenadas en caso de necesitar un rescate, comunicar a diario nuestras posición y muchas más utilidades.
Un GPS con cartografía es de gran utilidad en caso de no conocer la zona y en situaciones de niebla.
Otros de los equipos que nos vendrán bien son, mapas, brújula, silbato, bengalas de mano, botiquín.


La climatología.

Esta claro que debemos de elegir la época estival para una ruta en qajaq.
Los meses mas adecuados podrían ser de mayo a septiembre.
Una de las características de su climatología es que en un mismo día nos podemos encontrar con las cuatro estaciones, estar nublado, en pocos momentos lluvia y al rato un sol increíble.
Las lluvias suelen ser frecuentes, yo he tenido que hacer rutas en qajaq donde no ha parado de caer agua durante cinco días y sin embargo otras que he tenido sol todas las jornadas.




Unas de las situaciones incomodas es el navegar con lluvia varios días, pero la cosa se puede complicar con los vientos catabáticos por lo que es fundamental el recibir el parte meteorológico a diario. Son vientos muy fuertes pero a su vez son algo cálidos, esto suaviza la situación, si fuera aire frío la cosa sería muy diferente.
La niebla junto con el hielo es otra de las complicaciones que podemos encontrar.


 










 Durante los meses de mayo, junio y julio no son frecuentes las nieblas, pero si gran cantidad de hielo que nos puede dejar bloqueados.





En agosto y septiembre la cosa cambia, las nieblas son mas frecuentes y muy cerradas. Todo esto depende mucho de la zona donde nos encontremos.
A finales de agosto y ya en septiembre, se nota un cambio importante en las temperaturas, las mínimas empiezan a bajar y empiezan a aparecer las primeras nevadas y el mar a helarse.






Unos de los atractivos de las rutas en qajaq en Groenlandia es el poder estar paleando cerca de los iceberg. Sus caprichosas formas, colores y tamaños son increíbles.






Los tonos azules de algunos de ellos nos dejan sorprendidos.



Algunos son verdaderas islas, con unas formas muy caprichosas.


Hay que tener mucho cuidado con estas esculturas de la naturaleza.
Quien en su sano juicio se acercaría a un edificio de cinco plantas que esta a punto de derrumbarse, pues nos encontramos con una situación parecida.
Los iceberg los podemos encontrar flotando a la deriva o encallados debido a que al bajar la marea tocan fondo. Con estos hay que tener especial cuidado, al empezar a subir la marea están en continuo movimiento hasta que quedan flotando.
Pueden tener desprendimientos, partirse por la mitad e incluso estallar debido a que el aire que tienen en su interior se expande.
El navegar cerca de ellos tiene un gran peligro, cualquier pedacito que nos pueda caer encima, estaremos hablando de cientos de kilos incluso toneladas.
En el caso de que se parta un pedazo independientemente de su tamaño, lo hará voltearse y parte del iceberg sumergido puede golpearnos, volcando nuestro qajaq en unas aguas algo gélidas.
También al partirse y voltear puede provocar un pequeño tsunami de pedazos de hielo que en caso de alcanzarnos nos provocaría un serio problema.







La tentación fue muy grande, no pude resistir el pasar por debajo. Una negligencia por mi parte, a las dos horas callo ese pedazo.

En un entorno con una naturaleza virgen nos vamos a encontrar con una fauna local muy diversa, águilas, halcones, una gran variedad de aves acuáticas, focas, caribúes etc.







Es frecuente en ruta encontrarnos con los cazadores Inuit, la caza mas frecuente es la de la foca groenlandesa adulta. Es la carne de foca la de mayor importancia en su dieta alimenticia, para ellos la foca seria como el pollo para nosotros, con la única diferencia que nosotros los pollos los tenemos en granjas y lo compramos en el supermercado y ellos van a cazarlas al mar.
Se aprovecha todo de la foca, carne, grasa, hígado, intestinos piel.




 El cazador inuit de hoy, ya no usa el kayak  ni los arpones para cazar, el kayak lo ha cambiado por un bote con motor fuera borda y los arpones por un rifle y una escopeta. Solo para la caza de pequeñas ballenas utilizan arpones, pero algo diferentes.



 Con una gran destreza, en apenas unos minutos descuartizan el animal.





 No pude dejar pasar una oportunidad como esta y le pedí que me dejara comer un trozo de hígado crudo.






Uno de los fenómenos naturales mas vistosos, las auroras boreales.



Ahora para terminar os voy a contar como era la dinámica diaria. Es uno de los puntos que seguro que todos querréis conocer; pues bien:

La hora de levantarse era las 08:00 h. Todos nos preguntábamos que día haría los unos a los otros. El día empezaba con un buen desayuno y el llenado de termos con agua bien caliente.
Empezábamos a recoger el campamento y estibar todo en los qajaq. Todo este trabajo nos llevaba unas dos horas, el objetivo es estar paleando a las 10:00 h.
Ya en ruta cada uno llevaba algo para picar y agua, es conveniente el ir aportando al organismo los nutrientes que vamos gastando y bebiendo con regularidad para no deshidratarse y quedarse sin fuerzas, ya que en las condiciones que se palea, aunque no lo parezca pero el cuerpo gasta mucho combustible y si no se tiene cuidado te puede dar un bajón que te haga parar.

Las paradas se hacían según necesidades del grupo. Ya sobre medio día parábamos para comer, la sopa caliente era el plato estrella, todo tipo de comida en lata e infusiones para terminar de calentarnos.

Una de las recomendaciones que yo daba, era que la gente se quitara la ropa de navegación y se pusieran ropa seca. El no hacerlo suponía el quedarse helado.

Ya con mas fuerzas y descansados nos poníamos en ruta. Se intentaba finalizar el día de paleo sobre las 17 horas, así teníamos la posibilidad en los días de sol de poder tender la ropa y que se secara, montar el campamento y poder realizar alguna ruta de trekking.

Se preparaba la cena, y ya con la barriga llena y con una taza de infusión bien caliente mandábamos nuestra situación por el Spot y conectábamos el Iridium para recibir el parte meteorológico.
La tertulia estaba asegurada, comentábamos lo sucedido en la ruta, estado de las fuerzas de todos, sugerir el cambio algunos de los compañeros para equilibrar las fuerzas en los qajaq dobles, comentar la ruta del día siguiente etc.

La gente que realice una travesía de este tipo, tanto en grupos de amigos que ya se conocen y han paleado juntos, como en grupos menos experimentados y que no se conocen de nada, es primordial y de gran importancia la colaboración y el trabajo en equipo.



Estaremos solos en un territorio que nos lo va a poner difícil, esto no es una travesía por la costa Española, aunque no exenta de peligro, esto es Groenlandia y cualquiera de nosotros puede tener un percance por experimentado que sea, todos absolutamente todos, queremos que nos echen una mano en caso de peligro y solo un buen trabajo en equipo podrá solventar el problema.

Como una imagen vale mas que mil palabras, aunque ni las imágenes hacen justicia a tanta belleza





7 comentarios:

Pepin dijo...

Que bonita experiencia y que chulas las fotos. Gracias por compartir con nosotros hasta la foca seca esa que te trajiste.


Un abrazo desde Almería.

Pepín

Jorge López dijo...

Toda una experiencia, Gracias por compartirla Rafa!

Patroniokayak dijo...

¡Sí señor.Una gran experiencia! Gracias por el esfuerzo de compartir tanto. Espectaculares las fotografías.
Son unas travesias que no creo que haga nunca, pero las he vivido un poco con tu relato y consejos tan cercanos. ¡Para quitarse el sombrero, maestro!
Un abrazo.

Alcalá de los Gazules dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
manuel dijo...

Precioso repoetaje gracias.

javier sanchez dijo...

Joe Rafa que pedazo de página te has currado. Claro que para eso antes te has pegao un peazo de viaje,que envidia,que bonito. Nos vemos por Alicante que ya voy pronto,un saludo(Javi)

esscapar dijo...

Rafa espérame que ya tengo el equipaje hecho y no me puedo resistir más. jeje........la que me has liado
Un abrazo y nos vemos en dos días